Translate

Todo sobre permisos y derechos en Linux

Cuántos de nosotros hemos tenido la necesidad de “limitar el acceso” a los archivos contenidos en determinado directorio/carpeta o simplemente necesitamos evitar que algunas personas vean, eliminen o modifiquen el contenido de determinado archivo?

Más de uno, verdad? Podremos lograrlo en nuestro amado pingüino? La respuesta es: por supuesto que sí :D.

Introducción

Muchos de los que provenimos de Windows, estábamos acostumbrados a lidiar con esta “problemática” de una manera muy diferente, para conseguir este objetivo teníamos que recurrir a “técnicas” poco ortodoxas, como, ocultar el fichero por medio de sus atributos, mover nuestra información al lugar más recóndito de nuestro equipo (dentro de 20,000 carpetas) para tratar de disuadir a nuestro “enemigo” XD, cambiando o eliminando la extensión del archivo, o la más “común” de las practicas, descargar un programa que nos permita “cerrar” nuestro directorio detrás de un lindo cuadro de dialogo que nos pida una contraseña para acceder al mismo. Teníamos otra alternativa mucho mejor? No.

Lo siento mucho por mis amigos “Windoleros” (lo digo con mucho cariño para que nadie se ofenda, ok? ;)), pero hoy me toca ensañarme un poquito con Windows :P, ya que explicare el porqué este SO no permite de manera nativa esta funcionalidad.

Cuántos de ustedes habrán notado que cuando nos sentamos detrás de un equipo “Windows” (aunque no sea el nuestro) nos convertimos automáticamente en dueños de todo aquello que contiene el ordenador (imágenes, documentos, programas, etc.)? A que me refiero? Bueno, a que simplemente al tomar el “control de Windows”, podemos copiar, mover, eliminar, crear, abrir o modificar carpetas y archivos a diestra y siniestra, independientemente si nosotros somos los “dueños” de esta información o no. Esto refleja un gran fallo en la seguridad del sistema operativo, verdad? Bueno, todo esto se debe a que los sistemas operativos de Microsoft no fueron diseñados desde el inicio para ser multiusuario. Cuando se lanzaron las versiones de MS-DOS y algunas versiones de Windows, confiaban plenamente en que el usuario final sería el responsable de “custodiar” su respectivo equipo para que ningún otro usuario tuviera acceso a la información almacenada en el mismo… vaya ingenuidad ¬¬.
Ahora amigos WinUsers, ya saben el porqué de este “misterio” :D.

A contrapartida, GNU/Linux, al ser un sistema diseñado fundamentalmente para trabajo en red, la seguridad de la información que almacenemos en nuestros equipos (y no se diga en los servidores) es fundamental, ya que muchos usuarios tendrán o podrán tener acceso a parte de los recursos de software (tanto aplicaciones como información) y hardware que están gestionados en estos ordenadores.

Ahora podemos ver porque la necesidad de un sistema de permisos? Adentrémonos en el tema ;).

En GNU/Linux, los permisos o derechos que los usuarios pueden tener sobre determinados archivos contenidos en él se establecen en tres niveles claramente diferenciados. Estos tres niveles son los siguientes:

  • Permisos del propietario.
  • Permisos del grupo.
  • Permisos del resto de usuarios (o también llamados “los otros”).

Para tener claros estos conceptos, en los sistemas en red (como lo es el pingüino) siempre existe la figura del administrador, superusuario o root. Este administrador es el encargado de crear y dar de baja a usuarios, así como también, de establecer los privilegios que cada uno de ellos tendrá en el sistema. Estos privilegios se establecen tanto para el directorio HOME de cada usuario como para los directorios y archivos a los que el administrador decida que el usuario pueda acceder.

Permisos del propietario

El propietario es aquel usuario que genera o crea un archivo/carpeta dentro de su directorio de trabajo (HOME), o en algún otro directorio sobre el que tenga derechos. Cada usuario tiene la potestad de crear, por defecto, los archivos que quiera dentro de su directorio de trabajo. En principio, él y solamente él será el que tenga acceso a la información contenida en los archivos y directorios que hay en su directorio HOME.

Permisos del grupo

Lo más normal es que cada usuario pertenezca a un grupo de trabajo. De esta forma, cuando se gestiona un grupo, se gestionan todos los usuarios que pertenecen a éste. Es decir, es más fácil integrar varios usuarios en un grupo al que se le conceden determinados privilegios en el sistema, que asignar los privilegios de forma independiente a cada usuario.

Permisos del resto de usuarios

Por último, también los privilegios de los archivos contenidos en cualquier directorio, pueden tenerlos otros usuarios que no pertenezcan al grupo de trabajo en el que está integrado el archivo en cuestión. Es decir, a los usuarios que no pertenecen al grupo de trabajo en el que está el archivo, pero que pertenecen a otros grupos de trabajo, se les denomina resto de usuarios del sistema.

Muy lindo, pero como puedo identificar todo esto? Sencillo, abre una terminal y realiza lo siguiente:

$ ls -l

Nota: son letras “L” minúsculas 😉

Nos aparecerá algo como lo siguiente:

ls-l-Propietario-Grupo

Como podrán observar, este comando despliega o “lista” el contenido de mi HOME, lo que nos ocupa son las líneas de color rojo y verde. El recuadro de color verde, nos muestra quien es propietario y el recuadro de color rojo indica a qué grupo pertenece cada uno de los archivos y carpetas anteriormente listadas. En este caso tanto el propietario y el grupo se llaman “lamanfre”, pero bien pudieron haberse encontrado con un grupo distinto como pudiera ser “ventas”. Por lo demás, no se preocupen por ahora, lo veremos más adelante :D.

Continue reading...

1 2 3

0 comentarios:

Publicar un comentario