Translate

El coronel no tiene quien le escriba Gabriel García Márquez

thumb

¿QUIÉN ES EL PADRE DEL REALISMO MÁGICO?

AÑO: 2005
ASIGNATURA: Lenguaje y sociedad.

INTRODUCCIÓN

El siguiente trabajo es acerca de un escritor muy conocido hispanoamericano: Gabriel García Márquez. Luego de conocer su biografía, hay un análisis completo de una obra muy conocida de él: “el coronel no tiene quien le escriba”, la cual nos interesó analizar porque luego de conocer la vida de “Gabo” (como le decían sus amigos), él reconocía un favoritismo por esta obra, ya que fue la historia de su abuelo y parte de su modo de vida.

Los objetivos de este trabajo son muy diversos, pero el central y más importante, es conocer la vida de Gabriel García Márquez, y luego lo que incentivó a escribir “el coronel no tiene quien le escriba”, y además relacionarlo con la época en que la escribió, su eterno, su familia, y los sucesos trascendentales de su interesante vida.

La metodología empleada para llevar a cabo esta obra, fue en primer lugar, investigar sobre el autor, es decir, su biografía. Pudimos presenciar tres etapas o partes esenciales en la vida de éste: el ámbito profesional, el ámbito familiar y social, y la importancia literaria. Luego, al obtener toda esta información, nos llamó la atención los motivos que llevaron a García Márquez, a escribir “el coronel no tiene quien le escriba”, que dicho por él, es su obra maestra. Por lo tanto, decidimos leer esta interesante obra, para luego, analizarla entre los autores y realizar este trabajo.

Es muy interesante el siguiente trabajo, ya que al leerlo, y al comenzar enhebrar las ideas de los párrafos, se comienza a dilucidar la importancia de la tendencia literaria impuesta por “Gabo”, en el libro “Cien años de soledad”, y seguida por otros grandes autores. Por lo tanto, podemos afirmar que García Márquez es el padre del realismo mágico, y el hijo es “Cien años de soledad”.

Sin embargo, la obra leída “el coronel no tiene quien le escriba” pertenece al mundo de lo real, ya que “Gabo” escribió los hechos de acuerdo a su contexto histórico (había un conflicto político), y además pudo describir toda la miseria tan real, ya que él la estaba viviendo en ese momento.

BIOGRAFÍA DE GABRIEL GARGÍA MÁRQUEZ

ÁMBITO PROFESIONAL:

Gabriel José García Márquez nació en Aracataca (Colombia) en 1928. Cursó estudios secundarios en San José a partir de 1940 y finalizó su bachillerato en el Colegio Liceo de Zipaquirá, el 12 de diciembre de 1946. Se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cartagena el 25 de febrero de 1947, aunque sin mostrar excesivo interés por los estudios. Su amistad con el médico y escritor Manuel Zapata Olivella le permitió acceder al periodismo. Inmediatamente después del "Bogotazo" (el asesinato del dirigente liberal Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá, las posteriores manifestaciones y la brutal represión de las mismas), comenzaron sus colaboraciones en el periódico liberal El Universal, que había sido fundado el mes de marzo de ese mismo año por Domingo López Escauriaza.

Había comenzado su carrera profesional trabajando desde joven para periódicos locales; más tarde residiría en Francia, México y España. En Italia fue alumno del Centro experimental de cinematografía. Durante su estancia en Sucre (donde había acudido por motivos de salud), entró en contacto con el grupo de intelectuales de Barranquilla, entre los que se contaba Ramón Vinyes, ex propietario de una librería que habría de tener una notable influencia en la vida intelectual de los años 1910-20, y a quien se le conocía con el apodo de "el Catalán", el mismo que aparecerá en las últimas páginas de la obra más célebre del escritor, Cien años de soledad (1967). Desde 1953 colabora en el periódico de Barranquilla El nacional: sus columnas revelan una constante preocupación expresiva y una acendrada vocación de estilo que refleja, como él mismo confesará, la influencia de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna. Su carrera de escritor comenzará con una novela breve, que evidencia la fuerte influencia del escritor norteamericano William Faulkner: La hojarasca (1955). La acción transcurre entre 1903 y 1928 (fecha del nacimiento del autor) en Macondo, mítico y legendario pueblo creado por García Márquez. Tres personajes, representantes de tres generaciones distintas, desatan (cada uno por su cuenta) un monólogo interior centrado en la muerte de un médico que acaba de suicidarse. En el relato aparece la premonitoria figura de un viejo coronel, y "la hojarasca" es el símbolo de la compañía bananera, elementos ambos que serían retomados por el autor en obras sucesivas.

En 1961 publicó El coronel no tiene quien le escriba, relato en que aparecen ya los temas recurrentes de la lluvia incesante, el coronel abandonado a una soledad devastadora, a penas si compartida por su mujer, un gallo, el recuerdo de un hijo muerto, la añoranza de batallas pasadas y la miseria. El estilo lacónico, áspero y breve, produce unos resultados sumamente eficaces. En 1962 reúne algunos de sus cuentos (ocho en total) bajo el título de Los funerales de Mamá Grande, y publica su novela La mala hora.

Pero toda la obra anterior a Cien años de soledad es sólo un acercamiento al proyecto global y mucho más ambicioso que constituirá justamente esa gran novela. En efecto, muchos de los elementos de sus relatos cobran un interés inusitado al ser integrados en Cien años de soledad. En ella, Márquez edifica y da vida al pueblo mítico de Macondo (y la legendaria estirpe de los Buendía): un territorio imaginario donde lo inverosímil y mágico no es menos real que lo cotidiano y lógico; este es el postulado básico de lo que después sería conocido como realismo mágico. Se ha dicho muchas veces que, en el fondo, se trata de una gran saga americana. Macondo podría representar cualquier pueblo, o mejor, toda Hispanoamérica: a través de la narración, asistimos a su fundación, a su desarrollo, a la explotación bananera norteamericana, a las revoluciones, a las contrarrevoluciones... En suma, una síntesis novelada de la historia de las tierras latinoamericanas. En un plano aún más amplio puede verse como una parábola de cualquier civilización, de su nacimiento a su ocaso.

Tras este libro, el autor publicó la que, en sus propias palabras, constituiría su novela preferida: El otoño del patriarca (1975), una historia turbia y cargada de tintes visionarios acerca del absurdo periplo de un dictador solitario y grotesco. Albo más tarde, publicaría los cuentos La increíble historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1977), y Crónica de una muerte anunciada (1981), novela breve basada en un suceso real de amor y venganza que adquiere dimensiones de leyenda, gracias a un desarrollo narrativo de una precisión y una intensidad insuperables. Su siguiente gran obra, El amor en los tiempos del cólera, se publicó en 1987: se trata de una historia de amor que atraviesa los tiempos y las edades, retomando el estilo mítico y maravilloso. Una original y gran novela de amor, que revela un profundo conocimiento del corazón humano. Pero es mucho más que eso, debido a la multitud de episodios que se entretejen con la historia central, y en los que brilla hasta lo increíble la imaginación del autor.

En 1982 le había sido concedido, no menos que merecidamente, el Premio Nobel de Literatura. Una vez concluida su anterior novela vuelve al reportaje con Miguel Littin, clandestino en Chile (1986), escribe un texto teatral, Diatriba de amor para un hombre sentado (1987), y recupera el tema del dictador latinoamericano en El general en su laberinto (1989), e incluso agrupa algunos relatos desperdigados bajo el título Doce cuentos peregrinos (1992). Nuevamente, en sus últimas obras, podemos apreciar la conjunción de la novela amorosa y sentimental con el reportaje: así en Del amor y otros demonios (1994) y Noticia de un secuestro (1997). Ha publicado también libros de crónicas, guiones cinematográficos y varios volúmenes de recopilación de sus artículos periodísticos: Textos costeños, Entre cachacos, Europa y América y Notas de prensa.

ÁMBITO FAMILIAR Y SOCIAL:

Actualmente de 77 años, Gabriel García Márquez nació el 6 de marzo de 1928, en Aracataca, un pueblo de la costa atlántica colombiana, al que inmortalizó como Macondo en sus escritos. "Gabo", como le dicen los amigos con cariño, es el mayor de 12 hermanos. Su padre, Gabriel Eligio García, fue un inmigrante y su madre, Luisa Santiaga Márquez, era de muy buena familia, por lo que les costó trabajo casarse.

Sus primeros ocho años los pasó con su abuelo materno, época que lo marcaría personalmente y en su narrativa con mucha fuerza. Por ejemplo, "Cien años de soledad" tiene gran parecido a lo que fue su propia vida.

Después de regresar unos años con sus padres, en 1936 éstos lo envían a estudiar bachillerato a diferentes internados. Estuvo en Barranquilla y en Zipaquirá, lugar del que guarda recuerdos sombríos y dolorosos y donde, paralizado por la nostalgia de Aracataca, nunca llegó a integrarse.

En 1947, García Márquez se instala en Bogotá y empieza a estudiar derecho. Sus impresiones de Bogotá no son mejores que las de Zipaquirá. Y es que la capital era muy gris para el escritor. Nunca terminó la carrera porque "le aburría" como lo expresó en distintas ocasiones.

En todo caso, esos tiempos universitarios le sirvieron para conocer personas que más tarde serían importantes en su vida, como Camilo Torres y Plinillo Apuleyo Mendoza.

En toda su vida, nunca abandona su actividad periodística, es colaborador habitual de periódicos en Colombia, Venezuela, México, España y Estados Unidos, y de su mezcla con la literatura aparecen varios libros como "Noticia de un secuestro".

Entre 1955 y 1958 vive en Europa donde conoce mucho, pero también pasa serias penurias económicas.

En un viaje relámpago a Barranquilla, se casa con su novia Mercedes Barcha, con la que tuvo dos hijos, Rodrigo (que nació en Bogotá en 1959) y Gonzalo (que nació en México tres años más tarde).

En 1982 gana el Premio Nobel de Literatura. A la ceremonia asiste con una guayabera blanca y lleva en la mano un rosa amarilla, símbolo de Colombia y su amuleto personal (Mercedes coloca cada día una en su mesa de trabajo). Eligió como musical el "Intermezzo interrotto" de Bela Bartok y dio un discurso de agradecimiento a toda América Latina.

Lleno de proyectos y con una incesante energía, García Márquez vive hace ya varios años con un cáncer linfático.

"Vivir para contarla", sus memorias, se han convertido en éxito en todas partes. Y cómo no, si García Márquez ha vivido una intensa y fructífera vida personal y literaria.

IMPORTANCIA LITERARIA:

El realismo mágico, cuyo exponente máximo es el colombiano García Márquez, tiene muchos seguidores, pero se basa más que en el estilo, en la capacidad de los autores de desentrañar realidades cotidianas que poco tienen que ver con la lógica o el racionalismo imperante en la época de García Márquez.

La elevación, iluminación, desvanecimiento de algún personaje, por ejemplo, obedece más a la manera de observar la realidad, que a condiciones o propósitos mágicos.

Por ejemplo, nadie considera mágico que un animador de televisión pueda estar en millones de hogares al mismo tiempo; sin embargo, para quienes no conocen el funcionamiento del televisor, ese hecho es algo inexplicable y al relatarlo, lo hará con toda la admiración que en él despierta.

En 1967 dio a luz a la obra que marca un hito de toda la literatura americana: Cien Años de Soledad, la cual fue la obra fundacional del realismo mágico. En esta obra hay elementos como el imán o el hielo (llevados a Macondo por el gitano Melquíades) que son elementos casi fantásticos para todos los pobladores.

Toda esta iniciativa por haber fundado el realismo mágico ocurrió porque de su abuela escuchó las primeras narraciones populares y costumbristas, y estas despertaron las imágenes que hasta hoy pueblan sus escritos. "Todo cuanto escribo yo lo había visto a los ocho años", afirma el propio escritor. Por lo tanto este interés de García Márquez fue incentivado por su abuela.

elcoronel-img

Continue reading...

1 2

0 comentarios:

Publicar un comentario