Translate

¿De dónde viene la letra "ñ"?

Seguramente, se te habrá cruzado por la cabeza la pregunta ¿Por qué tenemos la eñe? Si alguna vez tuviste un teclado un poco antiguo habrás notado que ni siquiera venía con esta letra y han habido problemas con eso que te voy a ir contando a medida que avancemos en el post. Es una letra bien nuestra y hay que cuidarla, es un ícono de nuestro idioma y hoy te voy a contar de dónde salió.




Primero hay que ubicarnos en tiempo y espacio, era España (o el territorio que hoy conocemos como tal) y era el siglo XII. Los escribas españoles tenían una gran responsabilidad: copiar los documentos importantes a mano, pero tenían algunos problemas, hacerlo implicaba muchas horas de trabajo y los materiales eran muy costosos.

Entonces dieron con la solución. Empezaron a abreviar las palabras y a utilizar un “titulus” para señalarlas.

A este “titulus” hoy lo conocemos como “la cosita de la eñe” aunque su nombre correcto es tilde o virgulilla, la cual representaba a una “n” cursiva, pequeña y acostada.
Algunos ejemplos de este uso fueron:
Que --> q̃
Nuestros --> nrõs
Annus --> años


Eventualmente, el “titulus” solo se dejó para las palabras con doble N.
Donna --> doña
Espanna --> España


Su uso se popularizó tanto, que la ñ se convirtió en una letra más de la lengua española, por eso es tan característica de nuestro idioma. Otras lenguas agregaron el símbolo a sus respectivos alfabetos por influencia del nuestro.

Un dato interesante, es que en 1991, la Comunidad Económica Europea (CEE) impulsó el proyecto de algunos fabricantes de ordenadores, que pretendían comercializar teclados sin «Ñ».
Grandes genios de nuestro idioma, rápidamente se lanzaron en contra de esto para defender a la ñ.
Es escandaloso que la CE (Comunidad Europea) se haya atrevido a proponer a España la eliminación de la eñe (...) sólo por razones de comodidad comercial (...) Los autores de semejante abuso y de tamaña arrogancia deberían saber que la eñe no es una antigualla arqueológica, sino todo lo contrario: un salto cultural de una lengua romance que dejó atrás a las otras al expresar con una sola letra un sonido que en otras lenguas sigue expresándose con dos.
Gabriel García Márquez

¡No nos dejemos arrebatar la eñe! Ya nos han birlado los signos de apertura de interrogación y admiración. Ya nos redujeron hasta la apócope... Sigamos siendo dueños de algo que nos pertenece, esa letra con caperuza, algo muy pequeño, pero menos ñoño de lo que parece (...) La supervivencia de esta letra nos atañe, sin distinción de sexos, credos ni programas de software (...) Luchemos para no añadir más leña a la hoguera donde se debate nuestro discriminado signo (...) La eñe es gente.

María Elena Walsh

Espero que les haya gustado, no se olviden de dejar puntos, eso me ayuda a saber qué temas les gustan para poder seguir haciendo post de ese estilo.

0 comentarios:

Publicar un comentario